#Opiniones Ojalá

Menos mal 

Por: Oscar Glenn

Dicen que la esperanza es lo último que muere, por eso no han de ser pocos los que se aferran a la posibilidad que el Presidente de México que recién ha cumplido un año, ponga en práctica sus palabras y al haber reconocido que el principal desafío para su segundo año es mejorar la seguridad y pacificar al país; tenga la sensatez para aceptar que sus resultados no son buenos y ajustar lo necesario para que la violencia criminal que se ha recrudecido en su primer año, no tenga que ser evadida en su próximo informe, ni en los hechos ni en los discursos como el de este 1 de septiembre, que para mala fortuna nuestra, resultó a la postre uno de los días más violentos de los que se tenga memoria con 127 homicidios dolosos.

Reconocer reiteradamente ese desafío en sus cuatro informes a lo largo de este año, no atenúa la responsabilidad, ni mejora la situación, lo va dejando sin opciones y al paso del tiempo, ni las constantes comparaciones con Felipe Calderón conservarán la credibilidad en su idea que se puede extirpar el mal de raíz generando empleo, combatiendo la pobreza o dando apoyos económicos modestos a los jóvenes, si no demuestra eficacia en el uso de la fuerza del estado para hacer respetar la vida de las personas y la Ley, para no permitir impunidad ante los crímenes brutales que se acumulan.

La confianza sin precedente del pueblo bueno es valiosa, pero el respeto que imponga a los que han hecho daño a la sociedad, es indispensable. Tanta benevolencia y fe en una especie de transformación divina de los malechores, se contrasta cada día con las muertes que se suman y no sirve de consuelo decir que antes estábamos peor. Creo que cuando no haya impunidad para los criminales, cuando no haya territorios sin Ley, cuando la autoridad imponga respeto, entonces si aquellos delincuentes podrían empezar a pensar que tienen que cambiar de vida y no podemos esperar hasta el final del 2020 para empezar a verlo.

El Presidente debe además poner la muestra y coaccionar a que actúen en el mismo sentido y sin pretextos los gobiernos estatales y municipales para no dejar huecos, que no se escuden tampoco en lo que no hace el ejecutivo federal como si fuera sólo de aquel la responsabilidad. Hoy nos sentimos lejos de la tranquilidad y vulnerables, así, lo demás vale relativamente menos, ojalá se dé cuenta el mandatario.

Más Infraestructura

Todo indica que al Gobernador Mexiquense le están dando buenos dividendos la cordialidad y el respeto prodigados al Presidente de México, pues nuestro estado ya parece ser de los “ganones” en lo que a obras de infraestructura se refiere, ya tiene apalabrada la conclusión del Tren Interurbano México-Toluca, el Aeropuerto de Santa Lucía ya avanza según lo constataron este sábado, vendrán las obras viales para interconectarlo con los de  Toluca y CDMX, y además ayer se anunció que en marzo 2020 iniciará el proyecto del Tren para conectar la zona oriente de la entidad con la Ciudad de México, ojalá que hayan hecho bien las cuentas para que el dinero alcance y todo culmine exitosamente.

Más promoción turística 2020

Conversando con la Secretaria de Turismo del Estado de México, Evelyn Osornio, ayer aseguró que ya se ajustó la estructura de su dependencia y se aprobaron las reglas de operación para el Fideicomiso para la Promoción Turística del Estado de México, en el cual hoy se tienen 113 millones de pesos, además que se suman como contribuyentes 3500 prestadores de servicios de hospedaje del modelo AirB&B con el 4% de impuestos, aportando ya cerca de 4 millones de pesos que acumulan al fideicomiso este año. Así los empresarios del turismo mexiquense deberán revisar las reglas y prepararse para definir en conjunto qué acciones son las prioritarias en el sector. En el primer trimestre de 2020, tendría que verse en acción.

Deja un comentario